miércoles, 12 de junio de 2013

Evite Los Accidentes Cerebrovasculares (ACV)



Un Accidente cerebrovascular (ACV) o derrame, es un daño al cerebro causado por un vaso sanguíneo bloqueado o por sangramiento en el tejido cerebral. Los síntomas de un derrame pueden incluir: un dolor de cabeza severo y repentino, debilidad, entumecimiento, problemas de la visión, confusión, problemas para hablar o caminar, mareo, desarticulación al hablar. Si piensa que alguien puede estar sufriendo un derrame llame a emergencias inmediatamente. Recibir atención médica con los recursos adecuados es vital para salir con bien de sufrir un derrame.

Prevención
La prevención de los ACV se realiza controlando los factores de riesgo y tratando las condiciones médicas que pueden conducir a un derrame. Si Ud. ha sufrido un derrame o un ataque isquémico transitorio, la prevención de un segundo ataque se hace de la misma manera.

Factores de Riesgo
A continuación los factores de riesgo más comunes de un derrame:

  • Fumar.
  •  Alta presión sanguínea.
  • Nivel de Colesterol LDL malo alto.
  • Diabetes
  • Sobrepeso
  • Sedentarismo
  • Ingesta alta de alcohol.

Trate cualquier problema de salud que tenga

  • Controle su Hipertensión o su Colesterol alto trabajando con su médico.
  •  Controle su Diabetes. Mantenga sus niveles de azúcar en el rango saludable.
  • Si su médico le recomienda tomar aspirina o un anticoagulante, tómelos con disciplina. Pueden evitar un derrame. 
  • Tome su medicina tal como está prescrita. Llame a su médico si piensa que tiene algún problema con su medicina.

Adopte un estilo de vida saludable

  • No fume o permita que otros fumen a su alrededor. Vea las recomendaciones para dejar defumar.
  • Limite la ingesta diaria de alcohol a dos tragos para los hombres y uno para mujeres.
  •  Mantenga su peso saludable. El sobrepeso le expone a enfermedades como la hipertensión, problemas cardíacos y diabetes tipo 2.
  • Haga actividades que aumenten su  ritmo cardíaco. Haga ejercicios durante 30 minutos varios días a la semana. Caminar es una buena opción. También puede elegir otras actividades como trotar, nadar, andar en bicicleta o jugar tenis o deportes de equipo.
  •  Coma una dieta balanceada baja en colesterol, grasas saturadas y sal. El tipo de dieta a adoptar depende de los riesgos individuales, su preferencia y las recomendaciones médicas. A continuación algunas opciones:

Note que las recomendaciones preventivas anteriores obedecen al sentido común y no son exageradas o imposibles. Comparta y comente lo que le parezca útil para que sus amistades y familiares se beneficien del tema. Haga click sobre las letras azules para obtener más información. Manténganse saludables