jueves, 2 de mayo de 2013

Ansiedad por Comida y Control de Peso



Comer como consuelo emocional, es la práctica de consumir gran cantidad de comida (usualmente no saludable) en respuesta a los sentimientos en lugar de al hambre. Los expertos estiman que el 75% de los excesos al comer tiene este origen.

Muchos de nosotros aprendemos que la comida puede traer confort, al menos a corto plazo. Como resultado, a veces recurrimos a la comida para lidiar con problemas emocionales. Esto se convierte en un hábito que evita que aprendamos destrezas que puedan resolver efectivamente nuestra tensión emocional.

Depresión, aburrimiento, soledad, enojo crónico, ansiedad, frustración, stress, los problemas interpersonales y una baja autoestima pueden resultar en comer en exceso y en el indeseado aumento de peso. Por medio de su identificación, podemos elegir técnicas más adecuadas para manejar nuestros problemas emocionales y así mantener la comida extra y el aumento de peso fuera de la ecuación cotidiana.

Identifica los disparadores del Apetito Emocional
Las situaciones y emociones que nos impulsan a comer, caen en cinco categorías:
  • Social. Comer cuando se encuentra rodeado de gente. Por ejemplo, al ser estimulado por otros a comer; comer para ser aceptado; o sentimientos de inadecuación frente a otras personas.
  • Emocional. Comer en respuesta al aburrimiento, stress, fatiga, tensión, depresión, enojo, ansiedad, o soledad como una manera de "llenar el vacío."
  • Situacional. Comer por oportunidad. Por ejemplo, en un restaurant, siguiendo  una promoción de comida, pasando por una panadería. Comer puede estar asociado a actividades como ver TV, ir al cine o a eventos deportivos, etc.
  • Preocupaciones. Comer como resultado de una autovaloración negativa o tomar excusas para comer. Por ejemplo,  regañarse a sí mismo por no lograr fuerza de voluntad.
  • Fisiológica. Comer en respuesta a dolencias físicas. Por ejemplo, hambre aumentada por saltar comidas o comer para aliviar dolores de cabeza u otras dolencias.
Para identificar que impulsa el deseo de comer en Ud., lleve un diario de comidas donde registre cuando coma y cual razón, pensamiento o emoción identifica a medida que come. Debería comenzar a identificar rápidamente  los patrones que determinan su compulsión por comer.


Como parar el Apetito Emocional
Identificar los disparadores del apetito emocional y los malos hábitos alimenticios es el primer paso. Sin embargo, esto es insuficiente para alterar la conducta de comer en exceso. Usualmente, cuando se puede identificar un patrón, comer en respuesta a emociones o ciertas situaciones ya se ha convertido en un hábito. Ahora debes romper con ese hábito.
Desarrollar alternativas a la conducta de comer es el segundo paso. Cuando comience a buscar comida en respuesta a uno de los disparadores identificados, trate una de las siguientes actividades en su lugar:
  • Lea un buen libro, revista o escuche música.
  • Salga a caminar o ejercitarse.
  • Tome un baño relajante.
  • Haga ejercicios de respiración.
  • Juegue cartas y juegos de mesa.
  • Llame a un amigo.
  • Arregle la casa, lave la ropa.
  • Lave el carro.
  • Escriba una carta, llene un crucigrama.
  • Actividades entretenidas o necesarias, hasta que pase la urgencia por comer.
¿Duro de Dominar su Apetito Emocional?
A veces simplemente la distracción de comer y desarrollar hábitos alternativos no es suficiente para manejar la tensión emocional que lleva a comer en exceso. Para superar con eficiencia el stress emocional, trate de:
  • Hacer ejercicios de relajación
  •  Meditación
  • Consulta grupal o individual.
Estas técnicas están dirigidas a resolver los problemas emocionales que causan su voracidad y le enseñan a superarlos más efectivamente y en forma más saludable. Para más información en éstas técnicas, contacte a su médico.

En la medida que incorpores estrategias de superación y a contener la compulsión por la comida, recuerde premiarse por sus logros. Tendemos a repetir las conductas que han sido reforzadas, de tal manera que recompénsese a sí mismo cuando alcance sus metas de pérdida de peso. Compre ese vestido, tome esas vacaciones u obtenga el masaje que ha deseado. Así, mantendrá sus nuevos hábitos saludables.

Comente su opinión o aporte para enriquecer el tema para los lectores, haciendo click en la palabra comentarios a continuación. Manténgase saludable. 

 Gracias por las fotos a : http://www.freedigitalphotos.net/