sábado, 4 de mayo de 2013

El Hígado Graso, como nos afecta



Conocida formalmente como Esteatosis hepática no alcohólica,  consiste en la inflamación del hígado causada por exceso de grasa en sus tejidos, que no es debida a la ingesta frecuente de alcohol. Muchas personas desarrollan esta condición sin presentar síntoma alguno, pero para otras el órgano no funciona como debería. El hígado graso puede empeorar y causar cicatrización en el tejido, lo cual conduce a la cirrosis. El hígado graso es similar a la enfermedad  causada al hígado por el alcoholismo.

¿Cuál es la causa del hígado graso?
Aún no está claro porque algunas personas desarrollan tejidos grasos en el hígado y otras no. Podría ser que algo en el ambiente propicia la inflamación en personas susceptibles. O puede deberse a factores genéticos. Entre los factores de riesgo que pueden originar el hígado graso se encuentran:

  • Obesidad o sobrepeso
  • Diabetes tipo 2
  • Altos valores de colesterol y triglicéridos
  • Síndrome metabólico
  • Consumo excesivo de comida chatarra.

La mayoría de las personas que tienen hígado graso están entre los 40 y 50 años y tienen uno o más de los factores de riesgo citados arriba.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas del hígado graso no se manifiestan en las etapas iniciales de su desarrollo. La mayoría de las personas se sienten bien y no saben que lo tienen. A medida que la condición progresa, se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Fatiga
  • Pérdida de peso inexplicable
  •  Debilidad general
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
¿Cómo se diagnóstica?
No hay una prueba simple para diagnosticar el hígado graso. Su doctor debe descartar otras enfermedades que Ud. padezca para poder establecerla, se pueden efectuar pruebas de:
  • Ultrasonido Abdominal
  • Tomografía computarizada.
  • Resonancia Magnética.
  • Biopsia o examen del tejido.
¿Cuál es el tratamiento para el hígado graso?
No hay tratamiento para el hígado graso. Pero puede limitar el daño a su hígado manejando las condiciones que incrementan el riesgo de empeoramiento de la enfermedad. A saber:

  • Reduzca el nivel de colesterol total y triglicéridos
  • Alcance un peso corporal saludable. Al perder peso asegúrese de hacerlo lentamente (no más de 1 kg a la semana). Una pérdida de peso muy rápida debida a dietas muy estrictas, cirugía o medicinas puede incrementar la inflamación y ocasionar fibrosis.
  • Controle la diabetes,    Pare de tomar alcohol y  Ejercítese regularmente

Es de ayuda incluir en la dieta omega 3 de pescado, frutas, verduras y alimentos ricos en proteínas. Es altamente recomendable suplementar su nutrición con batidos de proteínas de soya. Finalmente, consulte a su doctor o farmaceuta acerca de las medicinas que esté tomando. Algunas pueden dañar su hígado en la condición grasa.

Amigos gracias por los amables comentarios que me han llegado, envíen sus preguntas y comentarios  a continuación para compartir sus opiniones con los lectores. Mantengase saludable.

Gracias por las fotografías a : http://www.freedigitalphotos.net/