jueves, 18 de julio de 2013

Edulcorantes Artificiales y Aumento de Peso



Los investigadores dicen que la evidencia sugiere que los edulcorantes artificiales pueden favorecer el aumento de  peso, las cardiopatías y la diabetes pero los representantes de la industria no están de  acuerdo.

En un artículo de opinión publicado el pasado 10 de Julio en la revista Trends in Endocrinology and Metabolism, Susan Swithers, profesora de neurociencia conductual en la Purdue University en West Lafayette, Indiana, hizo un balance de las investigaciones recientes en edulcorantes artificiales. Swithers ha estado estudiando el efecto de los edulcorantes en ratas de laboratorio, pero la revista incluyó preguntas sobre las evidencias del efecto que pueden tener en la salud humana. 


Edulcorantes en el banquillo
Los edulcorantes usados comúnmente son: sucralosa, aspartame y sacarina, entre otros. 

En los estudios sobre personas quienes regularmente consumen refrescos, con el tiempo se ha hallado que tienen mayor riesgo de ganar peso y sufrir de obesidad, diabetes y síndrome metabólico que la gente que no los toma. Adicionalmente, dichos riesgos son similares en personas que toman refrescos de dieta comparados con los que toman los refrescos normales, lo que sugiere que no hay mucho beneficio en cambiar una por otra.

Posición de la Industria
La Industria ha fijado posición sobre  lo expuesto a través de los voceros del Calorie Control Council: "nuestra visión de esta opinión, es que está sesgada y es especulativa”. “La doctora Swithers presenta solamente la investigación que apoya sus opiniones y ha ignorado el amplio cuerpo de investigación científica que demuestra la seguridad y los beneficios de los edulcorantes de bajas calorías”

"Pienso que es importante recordar que los edulcorantes, son solo un aspecto del enfoque multifacético de la salud o de la prevención de la obesidad, no son balas mágicas”.

Alteraciones Metabólicas
La doctora Swithers ha dicho que sus estudios en animales apoyan la noción contra intuitiva de que los edulcorantes artificiales pueden llevar al aumento de peso, aún no teniendo calorías. “He visto evidencia de las alteraciones metabólicas causadas por los edulcorantes artificiales en ratas”.

Básicamente ocurre así: en un mundo sin edulcorantes artificiales, el sabor de algo dulce prepara el cerebro y el estómago para la digestión de calorías. Cuando las calorías no se muestran, como pasa con los edulcorantes artificiales, la respuesta metabólica no funciona como debería. La insulina no se incrementa, las hormonas que dan la sensación de llenura no son detonadas, y el cerebro no siente la recompensa de dopamina que provoca el azúcar.

Luego de un tiempo, el cerebro y el estómago ven reducida su sensibilidad. Como resultado, cuando el azúcar y las calorías reales vienen, el cuerpo no responde con la fuerza con la que normalmente lo haría. Las calorías no le hacen sentir lleno como deberían, por lo que  el cerebro no recibe la señal de parar de comer cuando debería.

Distorsiones Cognoscitivas
Los endulzantes artificiales facilitan algo que los sicólogos llaman distorsión cognoscitiva. Esto es, nos permiten engañarnos y pensar que podemos comer más calorías de lo que deberíamos. Evitar calorías con un refresco de dieta entonces significa que puedo comer un pedazo de pastel de chocolate después.

Basada en su investigación, ella dice que el agua es la mejor apuesta para las personas que están tratando de perder peso o mejorando otros aspectos de la salud. Vaya! dieron una larga vuelta, pero sabemos algo nuevo. Suscríbase dejando su correo donde indica la página, para que me cuente acerca de su experiencia con los refrescos de dieta y los edulcorantes artificiales y comparta con tus amigos esta entrada. Manténgase saludable.
Gracias por las fotos a: http://www.freedigitalphotos.net/