sábado, 21 de septiembre de 2013

Hábitos para cuidar su Corazón



De tener el colesterol alto, su médico puede usar un número de estrategias adicionales a la medicación para bajarlo. En la entrada anterior consideramos lo relativo a la dieta para perder peso y cuidar su corazón. Hay otras acciones que Ud. puede tomar, para estar seguro de permanecer en el camino correcto.
 


¡Movimiento!

Aún 30 minutos de actividad física cinco días a la semana, o 20 minutos tres veces a la semana para ejercicio vigoroso como trotar, pueden ayudar a bajar el colesterol malo LDL y elevar el colesterol bueno, aunque más ejercicio es aún mejor. Además le ayuda a mantener su peso saludable, reduciendo la posibilidad de desarrollar obstrucciones en las arterias. No tienes que ejercitarte por 30 minutos continuos, puedes romper este tiempo en incrementos de 10 minutos esparcidos en el día.
 

¡Camínele!

Si no acostumbra ejercitarse, o no le agrada le idea de acudir a diario a un gimnasio, camine! Es fácil, saludable y todo lo que necesita es ropa suelta y un buen par de zapatos de tenis. El ejercicio aeróbico o cardiovascular como caminar, baja el riesgo de infarto y derrames, le ayuda a perder peso, y mantiene los huesos fuertes. Si está comenzando, inicie con una caminata de 10 minutos y aumente gradualmente.

 

Ejercítese en sus labores cotidianas

Usted puede impulsar la salud de su corazón incorporando actividades físicas en su día. Cualquier tipo de actividad física cuenta: jardinería, bailar, o tomar las escaleras en lugar del ascensor. Las labores de casa también pueden contar como ejercicio en la medida que  se emplee con intensidad y eleve su ritmo cardíaco, no solo remover el polvo.

Que hacer al comer fuera de casa
Si está comiendo sano en casa para mantener el colesterol a raya, no lo eche a perder cuando salga a comer fuera. Las comidas de restaurant pueden estar cargadas de grasas saturadas, calorías y sodio. Aún las opciones saludables vienen en porciones exageradas. Siga estos tips para no salirse del objetivo:
  • Elija alimentos hervidos, al vapor y horneados, no fritos.
  • Salte las salsas.
  • Practique la noción de control de su ración con la regla de la mano. Pida el resto para llevar a casa.
 
Atención a las trampas ocultas
Una mirada atenta a las etiquetas de valores nutricionales es esencial para conservar su dieta de bajo colesterol, saludable para el corazón. Siga estos concejos:
  • Verifique el tamaño de la ración. La información de nutrición puede lucir bien, pero ¿el empaque contiene dos o tres raciones en lugar de una?
  • Si el producto dice “integral”, lea los ingredientes. Trigo entero debería ser el primero.
  • Un alimento con “Cero Colesterol” pudiera aún subir el colesterol malo LDL. La grasa saturada es otra pista a verificar.
 

No se Estrese

El estrés crónico puede subir la presión sanguínea, lo que añade riesgo de arterioesclerosis. Las investigaciones han mostrado que para algunas personas, el estrés puede incrementar directamente los niveles de colesterol. Reduzca sus niveles de estrés con ejercicios de relajación, meditación o yoga. Enfóquese en la respiración profunda, es un simple ejercicio relajante que puede hacer en cualquier lugar.

Escuche a su Médico

Controlar su colesterol es un proceso para toda la vida. Vea a su médico con regularidad para mantenerse atento a su estado de salud. Siga sus recomendaciones en cuanto a dieta, ejercicio y prescripciones.

Suscríbase a la página para que reciba las actualizaciones, escribiendo su correo en el espacio adecuado. Comparta y comente lo que le parezca de interés. Manténgase saludable. 

Imágenes: http://www.freedigitalphotos.net/