miércoles, 18 de junio de 2014

La Hipertensión y El Ejercicio



El ejercicio es una de las claves para bajar su presión sanguínea. Entrenar además va a mejorar la efectividad de su tratamiento médico para la hipertensión. No tiene que intentar ser un atleta, halle las actividades físicas que disfruta y hágalas por 30 minutos en la mayoría de los días de la semana. Tampoco es un problema si no puede ir al gimnasio, ya que cuentan: bailar, el yoga, la jardinería o cualquier cosa que acelere su corazón un poco. En todo caso déjele saber a su cardiólogo lo que tiene en mente para que le de su opinión.


Los puntos a cubrir cuando arranca a entrenar

Si desea obtener resultados profesionales desde el inicio, considere la ayuda de un entrenador. Uno bueno va a enseñarle que hacer para obtener los mejores resultados. Arranque lentamente para prevenir lesiones, inicie con 10 ó 15 minutos con un ejercicio fácil que Ud. disfrute como caminar en su cuadra o en el gimnasio cercano, gradualmente hará entrenamientos más largos y retadores.

Fortalezca sus músculos

Los ejercicios de fuerza deben ser parte de su rutina: use pesas, máquinas, bandas o el peso de su cuerpo en ejercicios específicos. Va a quemar grasa, aumentar la masa muscular y aumentar su rata metabólica. Por otro lado, haciendo ejercicios aeróbicos o cardio va a aumentar su rata de quemado de grasa: Nadar, trotar, saltar la cuerda. Procure un periodo inicial de 30 minutos.

¿Cuanto ejercicio es suficiente?

El ejercicio moderado por 30 minutos cada vez, 5 o más días de la semana, le va a permitir mantener baja su medicación o hacer que la misma funcione con más efectividad. El ejercicio puede bajar su presión sanguínea de cinco a 15 puntos. Gradualmente eleve la intensidad de su entrenamiento para mantener la presión sanguínea bajando a niveles más seguros. Si es nuevo en esto, recuerde tomarlo con calma. Seleccione una actividad de moderada intensidad.

Haga mini entrenamientos

Añada entrenamientos de 10 minutos a su menú para mantenerse activo en los días ocupados. Por ejemplo: haga calistenia estacionaria por 10 minutos. Tres entrenamientos de 10 minutos equiparan su rutina diaria de 30 minutos cuando no tenga tiempo que perder.

El gimnasio en casa

Adquiera los equipos adecuados para lo que desea hacer: colchoneta, cuerda de salto, pesas. Puede guardarlas en el closet y sacarlas cuando las vaya a usar. También puede añadir equipos complejos dependiendo de su presupuesto: bicicleta estacionaria o escaladora. 

Caliente al arranque y enfríe al final

Calentar antes de su entrenamiento y enfriar después del mismo es importante para personas con la presión alta. Estos ejercicios permiten aumentar su ritmo cardiaco y retornar al ritmo normal gradualmente. Caminar por 10 minutos es adecuado para ambos propósitos.

En la próxima entrada consideraremos las principales ayudas y hábitos para mejorar su presión sanguínea. Comparta y comente lo que le parezca conveniente y manténgase saludable.

Gracias por las fotos a: http://www.freedigitalphotos.net/