martes, 8 de julio de 2014

Hechos sobre los gases

Sea que hablemos de eructos o flatulencias, su sistema intestinal está siempre ocupado. La frecuencia de las expulsiones de gases es entre 13 y 24 veces diarias en una dieta normal. Si su frecuencia es mayor que esta, probablemente se deba a algo que ha comido, por lo que no debe preocuparse. Cada vez que engullimos aire, este conduce a flatulencias: Comer o beber demasiado rápido, bebidas con gas, fumar y mascar chicle puede provocarlo también. Pero la principal razón de producción de gases es el procesamiento de los alimentos en su estómago. 


Viajar en avión puede provocar gases.
El aventarse al viajar por aire, se debe al cambio de presión. Así que tome precauciones con lo que come antes y durante el viaje. Si sabe que ciertos alimentos le provocan gases, como los granos o las carnes procesadas, evítelos. Si aún le parece demasiado embarazoso, ya están disponibles en el Mercado varias marcas que ofrecen ropa interior cubierta con carbón, diseñadas para filtrar el olor de las flatulencias.

A mayor edad, más gases.
A medida que envejecemos, nuestro sistema digestivo se torna lento por la acumulación de impurezas y materia fecal. Esto trae como consecuencia un aumento del estreñimiento. Algunos laxantes que utilizan las personas para combatirlo provocan gases. El aloe concentrado de Herbalife limpia estas impurezas y mantiene su intestino limpio, por lo que fomenta la regularidad sin el uso de laxantes. Otros suplementos en píldoras le brindan ayuda a sus jugos digestivos, contienen enzimas que ayudan a procesar los alimentos. Tómelos antes de comer para lograr una mayor efectividad.

Las flatulencias malolientes no significan enfermedad.
La mayoría de los eructos son inodoros, pero todos hacemos flatulencias malolientes. El olor se debe a compuestos sulfurados en el sistema digestivo, y raramente son causa de preocupación. Si son muy seguidos y están asociados a otros síntomas como dolor de estómago, revise con su médico ya que podría tratarse de alguna infección. Puede también que no sea capaz de digerir la lactosa en los productos lácteos, o puede que sufra de la enfermedad celíaca (problemas para digerir el gluten del trigo y otras gramíneas) su médico puede recomendar suplementos, cambios en la dieta o medicamentos para ayudarle.

Los Carbohidratos facilitan los Gases
Hay alimentos que afectan a unas personas y a otras no, pero en general los alimentos altos en carbohidratos producen más gases. Las comidas grasosas permanecen más tiempo en el estómago, así que limitarlas puede reducir la incomodidad de los gases. Menos grasa hace que su estómago se vacíe más rápido, permitiendo que los gases fluyan rápidamente fuera. En general la proteína no contribuye con los gases, pero si tiene un problema para digerir la lactosa, los productos lácteos le darán gases.

El ejercicio ayuda a reducir los gases.
Entrenar le ayudará a “drenar” cualquier aire bloqueado en su sistema, y el ejercicio regular le ayudará a diario. Fortalecer los músculos abdominales le ayudará en forma sistemática a controlar un gaseo repentino.

Esa incómoda situación cuando no está solo…
Si no puede salir a aliviarse fuera de la habitación, no se tranque. La presión va a aumentar el sonido de cualquier escape inesperado. Ponerse de pie le permite controlar la situación más que la posición de sentado. La mejor manera de lidiar con el olor es abrir una ventana y dejar que el aire fresco se encargue de diluirlo. Encender fósforos, diseminar un perfume y usar desodorantes de aire puede cubrir el mal olor, pero no lo elimina.

Comente y comparta lo que le parezca útil y manténgase saludable.

 Fotos cortesía de : http://www.freedigitalphotos.net/