viernes, 27 de noviembre de 2015

El agua de coco ¿bebedizo mágico?

De acuerdo a nuestra tradición caribeña, el agua de coco es buena para la salud. Además recientemente ha ganado cierta reputación como la bebida obligatoria para después del entrenamiento. De hecho, sus fanáticos dicen que es mejor para rehidratar que el agua  normal. Veamos lo que hay que saber de esto.


Exploremos lo básico
El agua de coco es un líquido traslucido, más o menos turbio, que está presente en los frutos jóvenes de la palmera o mata de coco. Normalmente se consigue directo del fruto, en cualquier expendio del ramo en nuestros países del Caribe. Lejos de las playas normalmente se consigue embotellada y también en lata. En general el agua de coco ofrece una gran cantidad de nutrientes, siendo especialmente rica en potasio, uno de los nutrientes del que normalmente no  consumimos mucho en las dietas urbanas bajas en frutas y vegetales. En promedio 300 ml de agua de coco contiene 500 mg de potasio, más o menos lo que se obtiene de una banana o un vaso de jugo de naranja

Como líquido hidratante
Similar a las bebidas deportivas comerciales, el agua de coco contiene azúcar y electrolitos, es baja en calorías y en sodio, factores clave cuando se trata de rehidratación. En general si se entrena por más de una hora o en un clima muy cálido, el agua de coco puede que no le de todo lo que necesita. Cuando suda, pierde agua y electrolitos, y necesita reemplazarlos después de un arduo entrenamiento. Sin embargo, el principal mineral del sudor es el sodio, algo que las bebidas deportivas tienen en mucha mayor cantidad que el agua de coco. Regresando a la referencia de la bebida deportiva de 300 ml, puede contener hasta 150 mg de sodio, comparado con 25 mg del agua de coco.

Si entrena una hora o menos, no se necesita bebida deportiva. Para quien entrena casualmente, tomar agua es suficiente. Si siente hambre después de entrenar, tome agua y coma algo saludable. En conclusión: el agua de coco es un complemento conveniente en nuestra dieta del Caribe, ya que contiene nutrientes esenciales a bajo costo, pero no es adecuada como bebida deportiva por su falta de sodio y puede resultar muy calórica para los deportistas de media o baja intensidad. Prefiera las bebidas deportivas para entrenamientos mayores de una hora y el agua para entrenamientos por debajo de una hora diaria.

¿Le resultó valioso este contenido? si es así, escriba un comentario y no se vaya sin compartir ahora mismo, haciendo click en alguno de los botones de su red social favorita a la izquierda del blog. Aproveche también la información de las actualizaciones y el libro electrónico de regalo en la barra lateral derecha de esta página.

 Skype: dilfredo.ruiz      email: druiz695@gmail.com      twiter:@dilfre

Foto cortesía de FreeDigitalPhotos.net por tiverylucky