miércoles, 7 de mayo de 2014

¿El Orden de Nacimiento Afecta la Vida?


A juzgar por las estadísticas, el orden de nacimiento de los hijos tiene una marcada influencia en la crianza y en las orientaciones que les damos. Es claro también a partir de ellas, que el tema es de gran interés ya que el 85% de la población tiene al menos un hermano o hermana. Veamos los detalles en esta entrada.



¿Quién tendría mayor tendencia a exigirse?

Los primogénitos tienen mayor tendencia a la perfección que sus menores. Pero los hijos únicos se exigen aún más. Estudios han mostrado que las madres tienden a compartir los problemas personales o las crisis con ellos.

¿Cómo influye el orden de nacimiento en la elección de la ocupación?
Un hijo primogénito o único, tiene más probabilidades de convertirse en médico o abogado. Sus hermanos menores con frecuencia eligen las artes o los deportes, en parte su elección puede acreditársele a los padres. Los padres tienden a sobreproteger a los primeros, de manera que tienden a seguir intereses centrados en el intelecto. Cuando llegan el resto de los niños, los padres pueden relajarse y les otorgan mayor libertad. Es de hacer notar que la tendencia a elegir deportes extremos también corresponde a los menores.

A manera de ejemplo, casi todos los astronautas de las misiones Apolo fueron primogénitos, así otros primerizos destacados: Arturo Uslar Pietri, Renny Ottolina, Winston Churchill, Hillary Clinton y María Corina Machado. Les atrae la soledad en la cima o al menos ser los primeros. Una encuesta del año 2007 en USA, reveló que el 43% de los presidentes de empresa eran los primeros en nacer, 33% en el medio, y 23% fueron los benjamines.

¿Cuánta atención al primogénito en comparación con el resto?
Aún cuando los padres traten de ser equitativos, raramente lo logran. Los niños que nacen primero obtienen muchas más horas de tiempo de calidad con sus padres que sus hermanos menores a la misma edad. Cuando hay dos o más hijos, reciben más o menos la misma atención, pero el mayor ya recibió atención exclusiva. En este mismo estudio, se evidenció que los hermanos espaciados menos de dos años, tienen más conflictos que aquellos que nacen más espaciados. Finalmente, las madres al referirse a los primogénitos dicen sentirse más cerca de sus “bebés” sin importar el tamaño de la familia y el tiempo entre los chicos.

Las llamadas al médico disminuyen con los hijos posteriores.
Los médicos con frecuencia estimulan a los padres a que les consulten todo. Así, los padres pasan por una curva de aprendizaje de cómo cuidar a un niño. Por eso los estudios muestran que los padres llaman más a los doctores con el primer bebé. Con el tiempo desarrollan confianza de manera que muchos problemas con los niños posteriores van a ser atendidos por ellos mismos.
 
Les comparto que yo soy el cuarto de la camada de seis, nacimos con un espaciamiento de 2 años como máximo. Mis hermanos mayores recibieron mayor atención de mis padres hasta mis 10 años. En las vacaciones me enviaban con mi tía Victoria al pueblo de Paparo en Barlovento, de manera que gocé de una libertad inusual en el monte, eso sí raramente estuve sólo. Esta circunstancia ha influido en muchas de mis decisiones en la vida. Le invito a compartir su experiencia y a comentar lo que le parezca útil: ¿que lugar ocupa en la secuencia de hermanos y hermanas? ¿Cree que esto influyó su vida? Manténgase saludable.

Fotos cortesía de : http://www.freedigitalphotos.net/