viernes, 22 de agosto de 2014

5 Mitos Parentales sobre la Alimentación



Nuestros padres heredaron hábitos nutricionales provenientes de realidades diferentes a las nuestras. En esta entrada, vamos a repensar cinco mitos sobre la alimentación con los que hemos crecido y la realidad que circunda dichos hábitos.

1. Picar entre comidas arruina tu apetito
Realmente merendar puede ser saludable si se elige sabiamente, además mantiene el azúcar estable y evita que su apetito se descontrole entre comidas. Como regla general se debe comer algo cada cuatro horas, sea una comida o una merienda. 

Al día: Tratar de bajar la ingesta en las comidas para poder tener una o dos meriendas diarias de 100 a 200 calorías. Las opciones sanas incluyen: semillas, nueces, fruta, yogurt y vegetales con algo sano para untar.

2. Terminar todo el contenido del plato.
Si ya está satisfecho, está bien dejar una pequeña cantidad de comida en el plato, aprenda a saber cuando su cuerpo ya tuvo suficiente para que no se exceda.

Al día: al comer, manténgase alerta con las señales de su cuerpo, note si come solamente porque hay aún comida en el plato. Sea particularmente prudente cuando coma fuera de casa. La comida es tentadora, los platos son grandes y puede querer comer lo que pagó. Si las porciones son muy grandes deje en el plato y lleve a casa el resto para otra comida. 

3. Comer antes de ejercitarse – “te puede dar indigestión”.
No se debe correr inmediatamente después de comer, pero hacerlo 30 a 60 minutos antes del ejercicio, puede ayudar a maximizar el rendimiento de su sesión de entrenamiento.

Al día: Opte por meriendas altas en carbohidratos complejos, baja de grasa, baja en fibra  con un contenido moderado de proteína. El batido de proteínas F1 de Herbalife es adecuado para este propósito o una barra de granola. La fruta también es provechosa pero no tiene mucha proteína, añada algunas almendras o nueces para hacerlo.
 
4. Tu si comes lento! Apúrate muchacho!
¿Le apuraron alguna vez sus padres en el desayuno para que no llegara tarde a la escuela? Si hoy día comes apurado, puede que te pierdas las señales de tu organismo de que estás satisfecho. Toma 20 minutos al cerebro para registrar que Ud. está full, si comes muy rápido, puede que dejes pasar mucha comida en ese periodo de 20 minutos y luego te sentirás pesado.

Al día: toma tu comida con calma. Para de comer por periodos cortos de tiempo soltando los cubiertos sobre el plato entre bocados. Ajusta tu reloj interno a 20 minutos.

5. Te mereces un postre hoy
Nunca se debe usar la comida como premio, esto envía un mensaje errado: no comemos sólo para satisfacer el hambre, sino también para ser aprobados y merecedores de algo.

Al día: es buenísimo auto premiarse, pero no con comida. ¿Que tal una película, un manicure, o tiempo con los amigos? Pronto, se dará cuenta de haber creado un sistema de estimulación sin necesidad de afectar su forma de alimentación.

Comparta conmigo sus comentarios y difunda esta información que puede ser de utilidad para su entorno. Manténgase saludable.

Fotos por cortesía de FreeDigitalPhotos.net