viernes, 12 de diciembre de 2014

La Carne a la Parrilla: Conexión con el Cáncer


Tiene razón en preocuparse de lo que ha escuchado, acerca del aumento en el riesgo de algunos tipos de cáncer al consumir carne chamuscada. Cuando la carne de cualquier tipo se cocina a fuego directo o muy altas temperaturas, las proteínas musculares se descomponen para formar compuestos llamados aminas heterocíclicas (AHC), que han sido vinculadas a cambios en el ADN de células que pueden desarrollar ciertos tipos de cáncer. A medida que la grasa se derrite y drena hacia las llamas, se incendia y produce humo, que además contienen químicos cancerígenos llamados hidrocarburos policíclicos aromáticos (HPA). Cuando el humo se eleva, puede depositar esos compuestos en la carne.


Estudios han vinculado el consumo de carne a la parrilla con el incremento del riesgo de cáncer de colon, próstata, pancreático, estómago, y pecho, especialmente si la carne es cocinada a término bien cocido. Uno de dichos estudios halló que comer carne chamuscada regularmente incrementa el riesgo de cáncer de páncreas en un 60%. Las salchichas y embutidos tienen su propia fuente de riesgo en la forma de los preservativos químicos llamados nitratos y nitritos, estas carnes procesadas han sido vinculadas a un riesgo mayor de cáncer de próstata, pancreático y otros. Sin embargo, los expertos dicen que no es necesario eliminar la carne a la parrilla permanentemente. Como vimos en la entrada anterior, la parrilla es una de las formas más seguras de cocinar carne saludablemente, sobre todo si lo hace con moderación y siguiendo algunos consejos de seguridad.
  • Ase carne magra. Comience con carne magra y corte toda la piel y la grasa visible antes de asar a la parrilla. No solamente para mantener la carne más saludable, sino que así limita la cantidad de grasa que va a drenar en la brasa.
  • Marine antes de asar. Las investigaciones han revelado que marinar el pollo  con vinagre, aceite de oliva, jugo de limón y especias puede reducir la formación de AHC hasta en 99%.
  • Aliñe la carne. Una investigación mostró que impregnar la carne con especias como el romero y el curry antes de asar puede reducir la producción de AHC mas de 40%.
  • Pase por Microondas. Colocar la carne en el microondas por 2 minutos antes de asar, reduce AHC en 90%.
  • Cocine la carne durante más tiempo a menor temperatura (menos de 165°C) bajando el flujo de gas o evitando las llamas sobre el carbón.
  • Coloque la carne sobre papel aluminio al que se le han hecho algunos agujeros. Esto va a reducir la cantidad de jugo que cae en las brasas, evitando el humo.
  • Para bajar el calor y reducir que la carne se chamusque, eleve la superficie de la parrilla y mueva el carbón a los lados de la misma.
  • Voltee la carne una vez cada minuto, para prevenir la formación de AHC.
  • Antes de comer carne asada a la parrilla, elimine todas las partes chamuscadas.
  • Limpie la parrilla escrupulosamente después de cada uso para eliminar cualquier residuo de carne chamuscada.
Comparta lo que piensa de estos puntos para hacer más saludable la carne a la parrilla. Manténgase saludable.

Fotos cortesía de Freedigitalphotos.com