domingo, 26 de octubre de 2014

La Motivación Musical del Entrenamiento



La música puede motivarle a trabajar más y con mayor intensidad en su entrenamiento. La música rápida puede ayudar especialmente, pues le distrae del cansancio y el deseo de parar de ejercitarse. Pero si es muy rápida probablemente va a tener un efecto contrario. Los hallazgos indican que el tempo de la música se debe parecer a la intensidad de los latidos del corazón, esto es entre 120 y 140 latidos por minuto para una rata cardíaca acelerada.


La Ventaja Relativa de la Música
La música le dará esta ventaja de impulsar su entrenamiento, si como la mayoría de las personas, Ud. trabaja en un nivel moderado dos o tres veces por semana. Pero si Ud es un atleta de alto rendimiento, o si entrena a nivel muy intenso, la música no va a ser más que un entretenimiento. 

Elija su Lista de canciones
Escuche lo que desee. Algunos entusiastas chequean los golpes por minuto de sus canciones con una aplicación. En todo caso, elija canciones que emulen su rata cardíaca dependiendo del nivel de ejercicio. Para el calentamiento y el enfriamiento se recomiendan canciones más lentas entre 80 y 90 latidos por minuto. Escuche un ejemplo en este enlace

 A medida que su entrenamiento cobra intensidad, las canciones ideales son aquellas cuyo ritmo emula la rata cardiaca de 120 a 140 lpm casi siempre baladas pop como "Turn Me On," de David Guetta interpretado por Nicki Minaj (128 bpm). Ya está comprobado que las canciones sobre los 140 bpm, no mejoran su ritmo de trabajo.

Cuidado con el Volumen
Escuchar la música a volumen muy alto en su dispositivo con audífonos puede causar presión ligera, ruido subjetivo y pérdida parcial de la audición. En la mayoría de los casos su capacidad auditiva se recupera al 100% al cabo de 16-18 horas. Pero si adopta este mal hábito, puede causar daños severos y permanentes. Entre otros podría desarrollar tinnitus crónico que es un timbre o campanas en el oído.

La moderación constituye el mejor plan en este caso. Limite el volumen siempre al 50-60% del nivel máximo. Esto va a evitar la exposición de su sensitivo sistema auditivo al volumen alto. Use preferiblemente audífonos que aíslen su oído del ruido ambiental, así no tendrá que arropar los sonidos para escuchar su música. Finalmente por su seguridad, no use los audífonos en espacios abiertos al ejercitarse. Pudiera ponerse en peligro al no escuchar el tráfico o cualquier cosa que venga de su entorno

Comparta a su alrededor y exprese su opinión al final del artículo. Me gustaría saber cuál es su canción favorita para entrenar. Manténgase saludable y protéjase de los ruidos molestos.

Gracias por las fotos a http://www.freedigitalphotos.net/