sábado, 1 de diciembre de 2012

Como Motivar a la Gente de tu Equipo



Uno de los escenarios más comunes en el mercadeo en red, es alguien que se une con mucho entusiasmo  a una compañía, vende bien, recluta 2, 5, y hasta 20 personas en su equipo. Obtiene el apoyo de su línea ascendente, obtiene cierto reconocimiento de la compañía  y luego cambia su conducta. Deja de hacer lo que le hacía exitoso y cambia al modo gerencia. Comienza entonces a leer libros de como motivar un equipo y como empujar a la gente hacia arriba. Toma una silla de director de cine con su nombre escrito y comienzan a decir cosas como “tu puedes lograrlo” y se enfoca en intentar forzar a su gente a subir tan rápido como él lo hizo cuando recién se iniciaba. He visto esto una y otra vez, porque ese alguien era yo mismo. Este modo de actuar pudiera sonar lógico pero, simplemente no funciona y aunque lo hiciera, no es un negocio inteligente. He aquí el por qué…


El mercadeo en red es un voluntariado, su equipo puede decidir (y lo hace) si quieren trabajar o no, no puedes forzarles a tener sed por algo así como no puedes empujar a alguien hacia arriba en la escalera. Además, el mercadeo en red ES el atajo y no existe el atajo al atajo. El mercadeo en red te puede ayudar a alcanzar en tres años lo que simplemente es imposible alcanzar en el mundo corporativo en 40 años. La próxima entrevista de trabajo a la que vayas sólo pregunta cuánto ingreso residual podrías ganar y entenderás este detalle.

En lugar de motivar tu equipo, inspíralos con tus acciones. Haz las cosas que tu quieres que ellos hagan aunque ellos no las hagan. A menos que tengas más de 20 mil personas en tu equipo personal, no estás en la posición de dejar de reclutar o prospectar. Tú debes estar dispuesto a ensuciarte los pantalones de tierra.

Entonces no hay confusión. Estar enfocado en reclutar no significa abandonar el apoyo o la ayuda a tu equipo, solamente significa no tratar de gerenciarlos. Hay una gran diferencia entre gerenciar y liderar y más gente necesita conocer esta diferencia. No le pidas a la gente que haga cosas que no estás dispuesto a hacer. Se un ejemplo, vive una vida inspirada para tu equipo y los correctos te van a seguir en tu ascenso por la escalera del éxito.