miércoles, 11 de enero de 2012

Reglas de Oro para Definir Metas

Cinco Reglas para establecer la ruta del éxito individual

¿Has pensado en lo que deseas estar haciendo dentro de cinco años?... ¿Tienes claro cuál es tu principal objetivo de trabajo en este momento?...... ¿Sabes lo que deseas haber logrado para el final del día de hoy?

Si deseas triunfar necesitas establecer metas. Sin metas pierdes enfoque y dirección. El establecimiento de metas no sólo permite tener control de la dirección de tu vida; además provee una comparación para determinar si realmente eres exitoso. Piensa en ello: tener un millón de dólares en el banco es solamente prueba de éxito si una de tus metas es amasar riqueza. Si tu meta es practicar la caridad, entonces guardarte el dinero es contrario a cómo has definido el éxito.


Para lograr tus metas, por supuesto, necesitas saber cómo establecerlas. No es que simplemente dices, “Yo quiero” y esperar a que ocurra. El establecimiento de metas es un proceso que comienza con una cuidadosa consideración de lo que quieres lograr, y termina con una gran cantidad de trabajo duro para realizarlo. En el ínterin hay algunos pasos bien definidos que trascienden la naturaleza de cada meta. Conociendo estos pasos podremos formular las metas que tu puedes lograr. A continuación las Cinco Reglas para establecer metas:

Regla #1: Establezca metas que le motiven
Cuando estableces metas propias, es importante que te motiven: esto significa asegurarte de que son importantes para ti, y que hay un valor en alcanzarlas. Si tienes poco interés en el resultado, o estos son irrelevantes en un escenario mayor, entonces la probabilidad de hacer el trabajo para que se realicen es poca. La motivación es la clave para lograr metas.
 Establezca metas relativas a las más altas prioridades en su vida. Sin este enfoque puedes terminar con demasiadas metas, dejando poco tiempo para dedicar al logro de cada una. Lograr metas requiere de compromiso, entonces para maximizar la probabilidad de éxito es necesario que tengas un sentido de urgencia y una actitud comprometida. Cuando no tienes esto, te arriesgas a desestimar lo necesario para hacer realidad las metas que te has propuesto. Esto a su vez te deja sintiéndote defraudado y enojado  contigo mismo, ambas situaciones son desmotivantes. Así puedes terminar en un estado de ánimo de “No puedo hacer nada para ser exitoso” que es una actitud destructiva.

Concejo:
Para asegurar que tu meta es motivadora, escribe Por qué es de valor e importante para ti. Pregúntate,”si yo compartiera mi meta con otros, ¿qué les diría para convencerles que la meta vale la pena?” puedes usar este valor motivante para ayudarte en caso que comiences a dudar o pierdas confianza en tu habilidad de hacer realidad tus objetivos.

Regla #2: Establezca Metas Inteligentes
Probablemente ya has oído hablar de metas inteligentes. Pero ¿sabes comprobarlas? El hecho es que para que una meta sea poderosa debemos diseñarla de tal manera que sea inteligente. Hay muchas variaciones de lo que establece la palabra inteligente, pero en esencia una meta debe ser: Específica, Medible, Alcanzable, Relevante y Temporaria.

Establezca Metas Específicas
Su meta debe estar claramente definida. Metas vagas o generalizadas son de poca ayuda debido a que no proveen de dirección. Recuerde, necesita metas que le muestren el camino. Hágalas tan sencillas como puedas para expresar donde quieres ir, definiendo con precisión donde deseas terminar.

Establezca Metas Medibles
Incluya cantidades precisas, fechas etc.  Para poder medir su grado de éxito. Si la meta se define simplemente como “ reducir gastos” ¿cómo vas a saber que lograste el éxito? ¿En un mes si has obtenido una reducción del 1% o en dos años cuando hallas alcanzado el 10% de reducción? Sin una forma de medir el éxito, pierdes el entusiasmo que viene con saber que realmente estás alcanzando algo.

Establezca metas Alcanzables
Asegúrese que es posible alcanzar las metas establecidas. Si estableces una meta que no tienes esperanza de alcanzar, vas a desmoralizarte y a erosionar tu confianza. Sin embargo, resista la tentación de establecer metas que sean muy fáciles. Lograr una meta sin trabajo duro puede crear un anticlímax en el mejor de los casos, y puede además hacer que temas establecer en el futuro metas que conlleven un riesgo. Estableciendo metas que sean realistas y retadoras al mismo tiempo, logras el balance que necesitas.

Establezca Metas Relevantes
Las metas deben ser relevantes a la dirección que tu deseas que tomen tu carrera y tu vida. Manteniendo las metas alineadas con esto, desarrollarás el enfoque que necesitas  para seguir adelante y hacer lo que quieres. Establece metas dispersas e inconsistentes, y quemarás tu tiempo y tu vida.

Establezca Metas con Fecha
Tus metas deben tener fecha. De Nuevo, estoy significa que sabes cuándo puedes celebrar el éxito. Cuando trabajas con una fecha, tu sentido de urgencia se incrementa y el logro puede venir mucho más rápido.

Regla #3: Establezca Metas por Escrito
El acto físico de escribir las Metas las hace reales y tangibles. No tienes excusa para olvidarte de ellas. Al escribir usa la expresión “Voy a” en lugar de “me gustaría” o “pudiera ser”, por ejemplo: “Voy a reducir mis gastos de operación en un 10% este año”, no "Me gustaría reducir mis gastos de operación en un 10% este año”. La primera frase tiene poder, tú puedes verte reduciendo los gastos, en la segunda se pierde pasión y te da una excusa para desviarte del objetivo.
Concejo 1:
Enmarca tu meta en forma positiva. Si deseas incrementar tu tasa de retención dices, “Voy a mantener todos los empleados comprometidos el próximo trimestre” en lugar de “Voy a reducir la rotación de personal”. La primera es motivante; mientras el segundo la segunda insinúa que Ud. va a tener éxito aunque algunos empleados se vayan.
Concejo 2:
Si utilizas una lista de cosas por hacer o To Do List. Imprímela y coloca tu lista de metas como encabezado . Si usas un Plan de Acción, entonces tus Metas deben estar como encabezado de tu plan general.

Publica tus Metas en lugares visibles para recordarte todos los días lo que tienes proyectado lograr. Colócalas en las paredes, escritorio, computadora, espejo del baño y en el refrigerador como recordatorio constante. Puedes publicarlas además en la oficina y compartirlas con otros miembros de tu equipo y amigos para añadir más motivación.

Regla #4: Elabora un Plan de Acción
Este paso se omite a veces en el proceso de establecimiento de metas. Llegas a estar tan enfocado en los resultados que olvidas planificar todos los pasos necesarios para completar el camino. Escribiendo cada uno de los pasos, te irás dando cuenta cómo va evolucionando el plan a medida que lo ejecutas. Esto es especialmente importante si se trata de una meta grande y exigente , o de largo plazo.

Regla #5: Apégate al plan y Cumple
Recuerda, el establecimiento de metas en una  actividad continua no solo un medio para alcanzar un fin. Construya recordatorios para mantenerlo en el camino, y haga tiempo para revisar sus metas  en el camino. Su destino puede quedar sin mayores modificaciones en el largo plazo, pero el plan de acción  que te va a llevar por todo el camino puede cambiar significativamente. Asegúrese que la relevancia, el valor y la necesidad permanecen altos